Gardel y la música

Jorge W. Alvarez 67 21/7/2018 18:26:39
De entrada pido disculpas sin este planteo es fruto de mi ignorancia. El tema es así: siempre me resultó un misterio entender cómo hacía Gardel para interpretar una partitura si, como se ha sostenido reiteradamente, no sabía leer música. Lo mismo para escribir sus hermosos tangos, esos que dieron la vuelta al mundo. Al respecto, no hay noticias de su formación musical, sí se sabe que tomó lecciones con el profesor Bonesi. Más aún, cuando él era el único que llevaba la melodía cantada, ya que las guitarras sólo hacían un mero acompañamiento siguiéndolo, muy distinto al cantor de orquesta que es él quien debe seguir a ésta. Quien no conozca, aunque más no sea, los fundamentos del solfeo, creo que no puede leer una partitura. Y tengo para mí que Gardel debía conocer por lo meno
Visto 1743 veces Responder
Jorge W. Alvarez 67 21/7/2018 18:39:34
menos las figuras musicales y su valor y con una intuición genial podía sacar rápidamente la melodía. Luego, el oído absoluto que tenía hacía el resto en base a una memoria prodigiosa. Su entonación perfecta, su fraseo impecable en la conjunción de los tiempos, sus silencios y en fin toda su interpretación vocal, es propia de un intuitivo genial que no necesitaba del conocimiento musical, entendiendo por esto el solfeo, tan aburrido como necesario. En fin, por aquí dejo mi comentario al respecto y solamente siendo Gardel un prodigio absoluto, me podría explicar ese misterio, que dejo expuesto a la consideración de los estudioso del tema.
Roberto A. Améndola 309 22/7/2018 09:17:45
A manera de ensayo voy a tratar de contestar la interesante inquietud de Jorge.
Para componer una melodía no es necesario saber música. La nueva melodía que crea un compositor surge en su mente sin necesidad de instrumentos musicales ni de conocimientos de teoría y solfeo. Surge de la inspiración del compositor y permanece en él mientras la recuerde. Si sabe notación musical, la vuelca al pentagrama y ya no necesita recordarla: la tendrá registrada en el papel cada vez que quiera escucharla, arreglarla, modificarla, armonizarla o entregarla a la circulación.
Roberto A. Améndola 309 22/7/2018 09:18:36
Quien no sabe música, a través del tarareo la puede transmitir a alguien que sepa notación musical y ya estará en condiciones de seguir los caminos mencionados. De una melodía creada por alguien que no sabe música, una vez pasada al pentagrama por alguien que sabe, a través del tarareo, podrá convertirse en una canción, en un madrigal, en una sinfonía. Una vez registrada por el músico en el papel ya le surge automáticamente la tonalidad en que está escrita y con la colaboración del compositor no músico o sin ella podrá agregarle acompañamientos, arreglos, orquestación, etc.
Es como los versos que crea un analfabeto: puede hacer poemas hermosos y llevarlos al papel luego de leérselos a quien sepa anotarlos. En caso contrario deberá mantenerlos en la memoria hasta que aprenda a escribir.
Roberto A. Améndola 309 22/7/2018 09:19:50
Eduardo Arolas, uno de los más grandes compositores, escribió su primer tango, “Una noche de garufa” (1909), cuando apenas sabía rasgar la guitarra, antes de comenzar a estudiar música (1911), y se lo dio a Francisco Canaro para que lo llevara al pentagrama a través del tarareo. De este ejemplo hay centenares.
Carlos Gardel es un caso similar, facilitado por la gran cantidad de grandes músicos que lo rodeaban, como Alberto Castellanos, a quien Gardel le silbaba y tarareaba sus melodías para que Castellanos las lleve al pentagrama. Cuando una melodía le asaltaba en horas alejadas del contacto con un músico, Don Carlos ponía unos papelitos sobre las teclas del piano como ayuda memoria por si la melodía se alejaba de su mente.
Roberto A. Améndola 309 22/7/2018 09:21:43
Beethoven, ya sordo, creaba melodías con su mente, como sabía música las escribía, pero no podía escucharlas, sólo estaban en su mente.

Tampoco para cantar se requiere saber música. Un buen oído registra la melodía transmitida por el autor o por otros cantores previos, y la devuelve con la entonación y el estilo que mejor puede. Por eso un niño puede cantar con excelente entonación sin saber notación musical ni saber que ella existe. Saber música es bueno pero no imprescindible para cantar bien

osvaldo postma 32 23/7/2018 19:56:27
HOLA DON ROBERTO: Completamente de acuerdo con sus sabias palabras y conceptos sobre la inquietud del Sr. Jorge. Como complemento, no hay dudas de que los tangos y canciones cuya música pertenecen a Don Carlos Gardel, guardan un estilo definido en cuanto al desarrollo de las melodías y al uso - un avanzado total - de acordes que siguen una línea que se repiten en sus bellos temas. En mi modesta opinión, un destacado personaje fuera de serie.... Saludos tangueros - Osvaldo
ANTONIO GABRIEL DE GASPERI 5 24/7/2018 07:36:58
Creo no equivocarme si digo que este es uno de los posteos mas interesantes publicados en esta sección en los últimos tiempos. Felicitaciones y agradecimientos a todos los que han aportado tan valiosas referencias.
Jorge W. Alvarez 67 24/7/2018 08:08:30
Bueno, bueno, bueno, Roberto, que te fuiste por los cerros de Úbeda! Tengo muy claro que se puede componer sin saber una jota de música: uno tararea o silba y otro escribe. Así se nació La Cumparsita. Tú dices que de esa manera el autor tiene una pieza escrita y a partir de ahí puede modificarla, etc. Yo creo que a partir de ahí todo sigue igual que antes: el autor no puede leer su propia obra. Y esto va para todos: el ejemplo de Arolas y Canaro complica más el panorama. Lean la semblanza de Alberto Soifer en TT y se llevarán una sorpresa: un director de orquesta que no sabe leer una partitura. Todo un disparate. Mi pregunta era mucho más simple y se refería a los conocimientos musicales de Gardel, que pasaban por no conocer la escritura musical y cómo hacía para cantar sus obras.
Jorge W. Alvarez 67 24/7/2018 08:38:24
Tú dices que un cantor que no sepa música, mejor dicho solfeo - que de eso estoy hablando- se sirve de otro que le canta la melodía, la retiene en su memoria y ya está: la repite cuantas veces quiera. Fíjate que aplicado este criterio a Gardel que grabó más de 900 obras, el resultado sería catastrófico. Yo no lo veo tan simple, aunque sí posible y hasta probable. Pero tratándose de Gardel, donde la perfección del canto alcanza su máxima expresión, creo que debe haber algo más que una mera repetición auditiva. Por otra parte, una obra viene generalmente escrita para piano y en ella autor y compositor insertan los énfasis personales de su creación que se traducen en los habituales signos musicales: alteraciones, silencios, tempos, transposiciones, apoyaturas y un largo etcétera.
Jorge W. Alvarez 67 24/7/2018 08:48:45
Todo eso debe ser asimilado -y digo asimilado y no repetido- por el intérprete vocal, para lo cual no sirve la mera repetición auditiva. Y por aquí termino para redondear mi pensamiento. Creo que Gardel, donde el canto alcanza su máxima expresión, conocía muy bien los fundamentos de la lectura musical y de ahí la calidad impar de sus interpretaciones. Más aún, creo que fue un intuitivo genial, en quien el oído absoluto en todas su extensión hacía de su canto una belleza hasta hoy inigualada. Y pido perdón por la extensión. La culpa es de Eslava y Menozzi, que aún resuenan en mí desde un pasado ya lejano. Saludos cordiales.
rene.paul.derau 18 24/7/2018 11:47:33


-Excelente el trabajo de don Roberto Améndola. Muy sólido y muy claro.
El aporte del maestro Osvaldo Postma también me pareció muy bueno y apropiado para el tema. Se nota su sabiduría profesional.
Pienso igual que el señor De Gásperi, en todos sus conceptos, saludando a los autores.
Muchas gracias a todos lo que se expresaron en este post.

Pablo


ruben.w.vidal 3 26/7/2018 08:44:42


*
Es oportuno recordar que Carlos Gardel tomó clases de canto en Buenos Aires con el maestro Eduardo Bonessi durante muchos años.
Bonessi, que tenía una admiración enorme por las condiciones naturales de Gardel, tuvo mucha influencia sobre él. Solía acompañarlo profesionalmente en sus giras por el país.
En su famoso viaje a España en 1923 en el vapor Antonio Delfino, Gardel quiso que Eduardo Bonessi lo acompañara y durante el viaje y la estadía realizaban ejercicios vocales todos los días.
Creo que este tema se relaciona con lo expuesto y complementa el brillante trabajo de Don Roberto Améndola.



rene.paul.derau 18 30/7/2018 22:37:45


-Estimado Rubén:
Lejos de mí intención polemizar. Lo que el profesor Bonessi hizo con Carlos Gardel fue mejorar su garganta y su respiración, su estructura vocal, sin intervenir en la enseñanza de la música y las columnas constitutivas que la componen (teoría, solfeo, contrapunto, fuga, composición, etc.).
Gardel tenía además de un oído absoluto un estilo, un clima y un gusto especial para todos los temas que le traían o que componía. Como dice el doctor Améndola, él podía tomar una melodía de su autor o de su inspiración, lisa y simple, y convertirla en algo magistral. Usted vea con que dramatismo canta “Pan” y con que alegría canta “Siga el corso”,
...
rene.paul.derau 18 30/7/2018 22:42:52

Sin dejar de cantar ni de entonar la melodía sencilla del compositor: crea el clima sin hablar, sin explicar, sin gritar, nos envuelve en el sentimiento que él nos propone.
Y esa melodía simple, pero inmensamente valiosa, sin saber música su autor, una orquesta sinfónica de Francia las convierte en sinfonías bajo la dirección de Raúl Garello a partir de escrituras que no fueron escritas por Gardel, sino transmitidas por él a alguien que sabía notación musical. De ahí el valor del escrito de Roberto Améndola: conciso, concreto y didáctico, completado con la sabia ampliación del maestro Osvaldo Postma-

Pablo

ruben.w.vidal 3 21/8/2018 04:25:06
*
Un artículo periodístico reciente de Buenos Aires me evocó los conceptos referidos en este apartado y lo reproduzco a continuación por creerlo de utilidad. Aquí va:

JOSÉ ALFREDO JIMÉNEZ

“Jamás tocó un instrumento y compuso los mejores boleros de la historia: le bastaba con su silbido”.
Por Carlos Manzoni

“Fue uno de los más grandes compositores de México sin haber estudiado nunca música y sin saber siquiera tocar un instrumento. A él se le deben más de 300 canciones, que componía silbando y que le valieron 16 discos de oro, entre otro centenar de premios”.
/ / / / /

ruben.w.vidal 3 21/8/2018 04:26:50

“A los 11 años empezó a mostrar su talento: como se dijo, componía sin tener ningún conocimiento de música puesto que nunca había estudiado. Según Miguel Aceves Mejía, que le apadrinó en sus primeras grabaciones profesionales, no sabía tocar ningún instrumento y ni siquiera conocía los términos "vals" ni "tonalidad".¿Cómo componía, entonces? "Silbando, método que utilizó hasta su muerte en sus rancheras, corridos y huapangos. Él imaginaba la música en su cabeza. Ya cuando lo veía muy pensativo ni le hablaba, porque me daba cuenta de que estaba preparando algo", cuenta su hijo José Alfredo Jiménez, en comunicación con La Nacion, desde México.”
(La Nación – Lunes 20 de agosto de 2018 )

ruben.w.vidal 3 27/8/2018 13:23:59

*
Sigo con este tema que desplegó Don Roberto Améndola. No parece ser un tema complejo y profundo pero me resulta muy interesante.
En el Palacio de la Ópera de Berlín se representó en una noche de crudo invierno del siglo pasado “El elixir de amor”, ópera que el músico italiano Cayetano Donizetti había compuesto en 1832.
Era la noche del 24 de febrero de 1968.
/ / / / /
ruben.w.vidal 3 27/8/2018 13:25:49

El protagonista de esa función fue Luciano Pavarotti, que esa noche recibió el aplauso más prolongado de la historia de la ópera hasta ese entonces, luego superado por Pácido Domingo.
Esa noche la ovación del público de pie llegó a los 67 minutos.
Pavarotii cuidaba mucho sus cuerdas vocales y su estructura sonora, con grandes profesionales. Su carrera comenzó poco antes de cumplir los 30 años y su aprendizaje lo hizo como cantante de coros en su ciudad natal, Módena.
Pero Luciano Pavarotti no sabía música.
Juan Grillo 0 29/8/2018 14:20:08
Estimados, me parecen muy acertados los conceptos vertidos por el Sr Roberto, pero no entiendo cuál es la duda, la música compuesta e interpretada por el hombre tiene varios milenios, mientras que la escritura musical, sólo diez siglos.
En el caso particular de algunos pueblos originarios de nuestro continente, la música tiene milenios y jamás existieron las partituras, el loncomeo es un ritmo milenario y tal vez sus primeras partituras son las de los hermanos Berbel.
Es decir, el tema es interesante, pero creo que no hay lugar a dudas.
Saludos a todos!

Responder

Debe ingresar al sistema o registrarse para poder responder: Ingresar / Registrarse